Madera: una materia prima que nunca pasa de moda

Madera: una materia prima que nunca pasa de moda

Hace siglos, el ser humano se refugiaba en grutas y agujeros que encontraba, que le servían como vivienda. Sin ninguna duda, desde entonces la madera ha sido uno sus materiales preferidos y fundamentalmente la ha utilizado para protegerse. De hecho, el ser humano ha construido con el fin de resguardarse desde la prehistoria y, por esta razón, en el mundo hay numerosos y extraordinarios edificios construidos con este material.

La tierra, las piedras, las fibras naturales y la madera fueron los elementos de la naturaleza más utilizados hasta el siglo XVIII. Efectivamente, este último siempre ha sido un material extremadamente popular en la construcción de viviendas.

Aunque la madera suele estar asociada a la construcción de muebles y a la decoración de interiores —no solo por su belleza, sino también por su carácter práctico—, en la era moderna, su uso también se ha extendido a la construcción civil.

Actualmente, hay mucha tecnología asociada a la construcción con madera, por lo que ya está consensuado que este es el gran material de construcción que ayudará a vencer los desafíos del siglo XXI. En países desarrollados, como Noruega, Suecia, Canadá o Australia, en el 90% de la construcción de viviendas aproximadamente se utiliza esta materia prima, puesto que es sostenible desde el punto de vista medioambiental y, en comparación con el hormigón, el acero, el aluminio o el cristal, es reciclable, renovable y biodegradable.

Como es sabido, el sector de la construcción es el responsable de una parte considerable de la contaminación del planeta. Está comprobado que, cuanto más se utiliza la madera en la construcción, unido a una gestión más sostenible de los bosques, más se puede contribuir a invertir el proceso de degradación de los recursos naturales de la Tierra.

Portugal y muchos otros países del mundo aún no están totalmente concienciados sobre cuestiones medioambientales. Dados los efectos nefastos que ha sufrido el planeta, es urgente encontrar soluciones para frenarlos. De este modo, utilizar madera en la construcción de viviendas es más sostenible que optar por otras soluciones.

Desde el punto de vista estructural, la madera se caracteriza por una resistencia elevada, durabilidad, aislamiento térmico, acústico y eléctrico. Además, es muy bonita estéticamente gracias a su color y textura, lo cual amplia la variedad de elección de arquitectos y diseñadores.

De hecho, la madera es una excelente materia prima que, además de utilizarse en el interior de edificios, como en revestimientos de paredes y puertas, techos, suelos, rodapiés, carpintería o en el propio mobiliario, ha ganado cada vez más adeptos en la construcción de viviendas y en sus respectivos acabados.

¡Póngase en contacto con nosotros!

Dejar un comentario