Estilo clásico: el estilo que nunca pasa de moda

Estilo clásico: el estilo que nunca pasa de moda

Este estilo, cuyo origen está en la antigüedad clásica, cuando la arquitectura era sinónimo de belleza y riqueza, es eterno y nunca pasa de moda. El estilo decorativo clásico se distingue por su atemporalidad y distinción, lo cual se traduce en espacios repletos de sofisticación y confort.
Tanto en la arquitectura como en el mobiliario, piezas decorativas, paredes o techos, en sus líneas siempre predominan los detalles. Si le gusta este estilo, a continuación le damos a conocer algunas de sus características.

Mobiliario

El mobiliario de este estilo puede ser efectivamente antiguo o simular serlo, y se básicamente se caracteriza por su imponencia. Destaca por el exceso de detalles trabajados y las maderas más utilizadas son la caoba, el cerezo y el nogal, siempre en tonos oscuros.

Materiales e iluminación

Además de madera en tonos oscuros, el mármol y los accesorios metálicos también son materiales habituales en este estilo. Otro elemento frecuente es el papel de pared, que casi siempre se utiliza estampado. En cuanto a la iluminación, esta suele ser suave y predominan los tonos cálidos.

Colores

En la decoración clásica, los colores predominantes suelen ser el negro, el burdeos, el azul marino y el verde esmeralda, combinados con elementos dorados, plateados, cobrizos y rosa claro. Si desea conseguir un efecto aún más distinguido, puede optar por el blanco, el crudo o el beige, así como por distintos tonos de marrón.

Piezas decorativas

Los objetos más utilizados en este tipo de decoración son espejos, libros, bustos, candelabros, tulipas de seda, cristales, porcelana y plata que, normalmente, aparecen por duplicado para conseguir otra de las características propias de este estilo: una armoniosa simetría.

Telas y alfombras

En el estilo clásico, las telas son especialmente vistosas y, por ello, las más utilizadas suelen ser la seda, el terciopelo y el brocado, bien lisos o con estampados florales. Otro papel importante lo desempeñan las alfombras, que son espesas y tienen estampados clásicos de diferentes colores.

No obstante, cabe destacar que, si opta por este estilo, tiene que tener ciertos cuidados para que el espacio no parezca recargado. Una decoración clásica requiere espacios amplios y techos altos. Si el techo es bajo, habrá que optar por algunos elementos muebles clásicos y mezclarlos con elementos de otros estilos. El secreto está en conseguir el equilibrio y, especialmente, la simetría visual.

En el estilo clásico, la calidad del mobiliario y sus respectivos acabados es primordial. Si le gusta este estilo decorativo, Novibelo cuenta con profesionales especializados en la concepción y montaje de todo tipo de mobiliario que le ayudarán a elegir los mejores materiales y accesorios.

Póngase en contacto con nosotros..

Dejar un comentario